Moisés Naim: "La frustración y el desencanto con las Naciones Unidas y su capacidad para intervenir en procesos como estos para detener estas tragedias ha estado con nosotros por muchos años, la hemos visto en Ruanda, en Chechenia y ahora en Gaza. Pedir que haya una reforma de las Naciones Unidas es una clara realidad. Todo el mundo entiende que las Naciones Unidas, tal como están funcionando no son lo que el mundo necesita. El reto está no en exigirlo, sino en buscar maneras imaginativas. Hay consenso en reformarlo, pero no ha habido ningún progreso. Es patético ver cómo muchos de estos conflictos se repiten en un ciclo de muerte constante donde la intervención de Naciones Unidas no es lo que debe ser y se produce de nuevo llamados para su reforma".
Llevateló
Copia y pega el código HTML para insertar el audio en tu blog, etc..