Ago. 18 2011 | ESTHER ANA KRIEGER. Psicóloga argentina. Acerca del ocio
El ocio tiene varias misiones en nuestra vida, una de ellas tiene que ver con que la esperanza de vida aumenta en nuestros tiempos y la vida laboral se acorta.

Para introducir el tema seleccionamos algunos párrafos significativos del trabajo de investigación de Carlos González Vallés Disfruta tu ocio, te lo mereces, donde nos cuenta que para los primeros griegos el ocio no era lo que quedaba después de trabajar sino que era deseable como un fin en sí mismo. Para ellos el ocio era el tiempo más productivo.

Si pensamos en los hebreos, recordamos el significado que se le atribuían al séptimo día de la semana, el sábado, que en hebreo se dice Shabat, descanso. Dios creó el universo durante seis días y el séptimo descansó.

Adan y Eva vivían en el ocio absoluto, tenían todo a mano no necesitaban hacer nada. Pecaron porque desobedecieron a Dios, comieron la manzana, y a partir de ahí como castigo “Comerás el pan con el sudor de tu frente…”

Más adelante la ética protestante cambió este modo perfecto de pensar en relación al trabajo. Por alguna razón que puede ir desde el masoquismo latente en el ser humano hasta la necesidad de justificarse ante sí mismo y ante la sociedad por vivir con holgura en un mundo en que muchos pasan hambre, la sociedad tomó un rumbo falso y adoptó la nueva ética laboral. Este cambio invirtió los papeles del trabajo y el tiempo libre.

El trabajo se convirtió en algo noble y deseable en sí mismo por ser la actividad productiva que más importaba, mientras que el ocio sólo podía justificarse como descanso para que el trabajador se repusiera y cobrara fuerzas, con vistas a volver con más energía.

Con el intercambio de papeles de trabajo y ocio el trabajo es el principio organizativo de la sociedad y la única forma de evaluación de la persona mientras que el ocio representa holgazanería y pérdida de tiempo. Sin trabajo muchas personas muestran alteración de sus personalidades y una pérdida de su autoestima.

El autor cita a Ernie Zelinki en El placer de no trabajar, que dice que los filósofos de la antigua Grecia quedarían muy asombrados y perplejos al ver que en el mundo moderno las personas pudiendo tener y teniendo más tiempo libre que antes no saben qué hacer con ese tiempo libre extra.

En la cultura tribal del indio americano el trabajo no era virtud ni el descanso era vicio, la vida llevaba un ritmo relajado reposado, más humano, no había ni prisa ni ansiedad ni avaricia, ni banco donde acumular el dinero ni vacaciones en qué gastarlo… En realidad, lo que marcaba el paso de la vida era la Naturaleza, se ponía el hombro donde hacía falta.

Este autor considera la oposición trabajo/descanso como propia del pensamiento de las tres grandes religiones monoteístas, judaísmo, cristianismo e islam. El resto del mundo más bien “descansa mientras trabaja”.
Comentarios - 1
Pagina 1 de 1
 
1 Franz anka | 02/06/13 07:00:26 Pequeño pero gran detalle. en el texto bíblico no se detalla qué fruto comió la pareja.
Mi opinión:
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Prisa Radio
  • No está permitido registrar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes vigentes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
04/20/2010
El equipo de Hora 25 Global rumbo a Haití
  • Fernando Sapiña en Hora 25 Global: 'La situación no es reversible. Aún en el caso de que dejásemos de emitir gases invernadero, el clima seguiría cambiando'.
    oir     llévatelo     podcast    
  • Benjamín Martinez en Hora 25 Global: 'Mientras no se ponga un alto a la voracidad de las compañías petrolíferas todo va a seguir como está'.
    oir     llévatelo     podcast    
  • Gabriela Vicental en Hora 25 Global: 'El efecto invernadero fue en algún momento de la historia producto de la naturaleza, ahora es producto del hombre'.
    oir     llévatelo     podcast    
  • Hora 25 Global, programa nº137: 'El cambio climático'.
    oir     llévatelo     podcast